English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documental Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

30 de septiembre de 2011

20 trucos para mejorar el Marketing en Facebook






























































Hay dos caras del marketing: el marketing estratégico y el marketing operativo.
El marketing estratégico es parte de la estrategia comunicacional de una empresa que influye las otras estrategias de forma radical.
Es un proceso por el que se busca:
  • conocer las necesidades y deseos actuales y futuros de los clientes,
  • identificar diferentes grupos de posibles compradores en cuanto a sus gustos y preferencias o segmentos de mercado,
  • valorar el potencial e interés de esos segmentos.
  • teniendo en cuenta las ventajas competitivas de la empresa, orientarla hacia oportunidades de mercado, desarrollando un plan de marketing periódico con los objetivos de posicionamiento buscados.
El marketing operativo es la puesta en práctica de la estrategia de marketing y del plan periódico a través de las variables de marketing mix: producto, precio, promoción y punto de venta o distribución. Tambien podria decirse que el que creó el marketing fue William Deming.
En marketing y dirección estratégica, las estrategias de guerra utilizan una metáfora militar para diseñar estrategias de negocio. Las estrategias de marketing ofensivo son un tipo de estrategias diseñadas para obtener un objetivo en concreto: cuota de mercado, clientes clave, segmentos de mercado de alto margen, etc.

Existen cuatro principios fundamentales:
  • Estimar la fortaleza del enemigo objetivo. Considerar el apoyo que puede obtener de sus aliados. Elegir un sólo objetivo cada vez.
  • Identificar una debilidad en la posición del objetivo y atacarla. Considerar cuánto tiempo le llevará alinear de nuevo sus recursos para reforzar este punto.
  • Lanzar el ataque en un frente tan estrecho como sea posible. El atacante tiene la ventaja de ser capaz de concentrar todas sus fuerzas en un solo punto.
  • Lanzar el ataque rápidamente. El elemento sorpresa vale más que muchos ataques reforzados.
Los principales tipos de estrategias en una guerra de marketing:
  • Ataque frontal. Este es un asalto directo. Generalmente, implica la utilización de todos los recursos incluido un compromiso financiero. Todas las partes de la empresa deben estar preparadas para el ataque, desde marketing hasta dirección. Generalmente, implica publicidad intensiva y a menudo conlleva al desarrollo de nuevos productos que sean capaces de atacar a los competidores en su línea más débil. A menudo incluye un intento de ganar una porción de cuota de mercado de la base del cliente. Generalmente, los ataques frontales son raros. Existen dos razones para ello. Primero, que son caras. Muchos recursos valiosos deben ser utilizados y perdidos en el ataque. En segundo lugar, los ataques frontales son a menudo inútiles. Si los defensores son capaces de redesplegar sus recursos a tiempo, la ventaja estratégica está perdida. Existen muchos ejemplos de dedicados oponentes que son capaces de resistir largos ataques. Esta estrategia es apropiada cuando:
    • el mercado es más bien homogéneo
    • el conocimiento de marca es pequeño
    • la fidelidad del consumidor es pequeña
    • los productos apenas están diferenciados
    • el competidor objetivo tiene recursos relativamente limitados
    • el atacante tiene recursos relativamente potentes
  • Estrategia envolvente. Se trata de una estrategia más amplia pero más sutil. Implica rodear al competidor objetivo. Esto se puede conseguir de dos maneras. Bien introduciendo una gama de productos similares al producto objetivo. Cada producto tratará de conseguir parte de la cuota de mercado que detentan los productos del competidor. Si se hace de forma moderada, se puede llegar a evitar una confrontación a gran escala. Alternativamente, esta estrategia se puede basar también en nichos de mercado más que en productos. El atacante expande sus nichos de mercado que envuelven y usurpan los mercados del competidor objetivo. La estrategia envolvente es apropiada cuando:
    • el mercado está poco segmentado
    • algunos segmentos son relativamente libres de competidores fuertes
    • el atacante tiene recursos para desarrollar nuevos productos
    • el atacante tiene suficientes recursos para operar en diferentes segmentos a la vez
    • el atacante tiene una estructura organizacional descentralizada
  • Estrategia del salto de la rana. Implica sobrepasar las fuerzas del enemigo en su conjunto. En los negocios, implica bien desarrollar nuevas tecnologías, o crear un nuevo modelo de negocios. Esta es una estrategia revolucionaria que reescribe las reglas del juego. La introducción de la tecnología de compact disc sobrepasó el mercado de la cinta magnética. Los atacantes ganaron la guerra sin intorducirse en ninguna costosa batalla. La estrategia es muy efectiva cuando realmente puede ser llevada a cabo.
  • Ataque por el flanco. Esta estrategia es diseñada para presionar por el flanco del enemigo cuando está menos protegido. Se producen ganancias cuando se le coge desprevenido. (Ver estrategias de marketing de guerra lateral)
Fuente del texto:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada